En la ciudad de Córdoba, muchos deben peregrinar para testearse

Gustavo V. tiene casi todos los síntomas compatibles de coronavirus: diarrea, vómitos, dolor de cabeza y cansancio. Vive en la zona sur de la ciudad de Córdoba, no tiene obra social y lleva cinco días en una peregrinación por realizarse el hisopado. Como este caso, hay cientos de vecinos que se vuelven a su casa sin el testeo porque los kits de diagnóstico no alcanzan a cubrir la demanda.

“Hace una semana aproximadamente, mi familia y yo tenemos síntomas de Covid-19. Fui al dispensario y no había para hisopar. Después leí en una nota que en el hospital Príncipe de Asturias hacían los hisopados. Fui y no había hisopos”, explicó Gustavo, quien vive en Villa El Libertador.

Hace cuatro días que va al CPC de Villa El Libertador para tratar de hacerse el diagnóstico, pero sólo dan 75 números. “Fui a las 5.30 de la mañana y me quedé afuera. Quedaron 200 personas detrás de mí. Mañana volveré a ir”, contó a este diario el jueves pasado.

En el CPC Colón también dan 75 números para hacerse el test rápido de antígenos. Necesitarían el doble, asegura Lucas Torrice, director de Políticas Sociales en Adicciones de la Municipalidad, a cargo del operativo.

Según el funcionario, hay mucha gente que va sin síntomas, e incluso sospecha que alguno los inventa. “Antes de testear hacemos un triage porque los test de antígenos sólo se utilizan en personas con síntomas hasta siete días”, explicó.

Y agregó que mucha gente viene presionada por el trabajo para que se testee, porque, a muchos contactos estrechos que dieron negativo o no deben hisoparse, la empresa o el negocio no les permiten faltar.

No es el caso de Gustavo, quien el jueves estaba angustiado, ya que no tiene obra social ni dinero para ir a un centro privado. Le dolía todo el cuerpo y temía que su salud se deteriorara, además de poner en peligro a otras personas.

“No sé si tengo neumonía o Covid-19. Como yo hay miles de familias sin saber qué hacer. De verdad me cansé”, dijo desilusionado.

Desde el martes se dispusieron 19 puntos para testeos en la Capital, incluidos los CPC. Son kits de antígenos provistos por la Provincia que administra personal municipal. Se realizan de mil a 1.100 por día. En promedio se registra un 25 por ciento de positividad. En el CPC Colón, 15 de los 75 test dieron positivos el jueves pasado.

Bien escaso

Los test son un bien escaso. En la zona sur, una de las más pobladas de la ciudad, se hisopa en el CPC Villa El Libertador (75 kits diarios) y en el hospital Príncipe de Asturias, con sólo 145 para toda la semana pasada. Ya a mitad de semana había un cartel en el ingreso: “Por el momento no hay hisopos disponibles”.

El personal de salud de esta institución reclama más hisopos para los vecinos, pero también para ellos.

“Desde que comenzó la pandemia nos testearon sólo una vez. Esta semana llegaron 75 test de antígenos (rápidos); 70, de PCR, y 125, de serológico, pero tenemos 40 personas por día para hisopar”, precisó Paola Rodríguez, enfermera de la terapia intensiva y delegada gremial.

También reclamó por la mala calidad de los elementos de protección personal: “Tenemos que estar muy atentos porque más de una vez no son barbijos N95. Los guantes se rompen y las batas son cortas. Nos compramos máscaras, antiparras, y nos dan un barbijo quirúrgico por día, cuando sabemos que hay que tirarlos después de cada procedimiento”.

En el hospital Infantil (barrio Alta Córdoba), los insumos para hisopados también están justos. “Tenemos unos 15 kits para PCR por día que se procesan en el Laboratorio Central”, indicó un trabajador del instituto.

Paola Jotayan, de la Dirección de Especialidades Médicas Norte (Alta Córdoba), también indicó que los recursos son limitados. Sólo un médico clínico es quien hace los hisopados, que llegan a ser entre cinco a 10 por día.

Su preocupación como médica son los otros pacientes que llegan a este centro. “No podemos ver más de 15 por día y atendemos a personas hipertensas y con diabetes, que son de riesgo. No queremos que se mezclen con casos de Covid-19”, explicó.

En la Terminal

La alternativa que tienen los vecinos es ir a una institución privada o a la Terminal de Ómnibus, el punto de mayor testeos en la Capital, donde también hay largas colas.

Gabriela Barbás, secretaria de Promoción y Prevención de la Salud de la Provincia, aseguró que se realizan mil testeos diarios en este punto, entre PCR, antígenos y serológicos.

Y aseguró que la descentralización de los hisopados en los CPC y en otros puntos descomprimió la demanda en los hospitales.

Respecto de los test por PCR, aseguró que Córdoba ya ha llegado al límite máximo de ampliación en todos los laboratorios, con hasta cuatro mil test diarios.

Sobre la escasez de este insumo, la funcionaria indicó: “Hoy (por el viernes) tenemos tests, pero estamos esperando que llegue un pedido de diagnóstico de PCR”.

Falta de seguimiento

Mientras tanto, en los dispensarios, los profesionales de la salud están preocupados por quién hace el seguimiento de los casos positivos. Y aseguran que tampoco tienen insumos para asistir a pacientes ambulatorios con síntomas leves.

Si la persona fue testeada en alguno de los puntos municipales y es positiva, se le piden sus datos, los que son direccionados al Centro de Operaciones de Emergencias (COE). Y desde el municipio se informó que estos vecinos con coronavirus deben dirigirse a un hospital o al dispensario más próximo.

Sin embargo, ahí es donde comienza otro problema. Las personas no saben cómo proceder. La recomendación es el aislamiento de positivos y de contactos estrechos.

¿Pero qué ocurre si tienen síntomas leves o si el cuadro se agrava? Ricardo Chanquia, médico generalista en el centro de salud de Ituzaingó Anexo (sudeste de la ciudad), explicó que en los últimos días no recibió un solo paciente positivo que hubiera sido testeado en el CPC Empalme.

“No hay vía administrativa ni de derivación, ni material, ni insumo para soportar a los pacientes que tengan el test rápido”, dijo Torrice.

“Tenemos puntos grises: cómo es el seguimiento en los casos en que el test rápido da negativo (requiere un test de PCR), de los contactos estrechos, del acompañamiento y contención de estos pacientes”, advirtió Chanquia.

Para el médico, se debería referenciar a todos los pacientes leves a los centros de salud más cercanos para que les realicen el seguimiento.

Sin insumos. En el hospital municipal Príncipe de Asturias, de Villa El Libertador, se agotaron rápidamente los instrumentos. (Pedro Castillo)