COVID-19: puede causar graves daños cerebrales, según un nuevo estudio

En una investigación realizada en Brasil se detectó que el Covid-19 es proclive a infectar células del tejido cerebral pudiendo provocar alteraciones significativas en la región del córtex incluso en pacientes leves.

“Mostramos por primera vez que el coronavirus infecta y se replica en los astrocitos y que ello puede disminuir la viabilidad de las neuronas”, explicó Daniel Martins-de-Souza, uno de los coordinadores del estudio.

El investigador apuntó a la gran incertidumbre sobre la disfunción cerebral registrada en algunos enfermos con COVID-19. En base a esto, en la investigación se analiza si se debe a una inflamación sistémica o si realmente el coronavirus perjudica directamente el funcionamiento de las células nerviosas o las infecta.

“Nuestros resultados indican que el Covid-19 puede entrar en las células cerebrales y afectar su funcionamiento”, afirmó De Souza.

En la investigación participan 74 científicos de varias instituciones brasileñas, entre ellas la Universidad de Campinas (Unicamp) y la Universidad de Sao Paulo (USP). El principal objetivos es detallar los efectos del Covid-19 en el cerebro, especialmente en los astrocitos.

¿Qué son los astrocitos?

Los astrocitos son las células más abundantes del sistema nervioso central. Desempeñan múltiples funciones: ofrecer sustento y nutrientes a las neuronas, regular la concentración de neurotransmisores y ayudar a proteger al cerebro de patógenos y toxinas.

Cómo afecta el COVID-19 al sistema neurológico

Los científicos detectaron la infección de astrocitos a partir de análisis realizados en los tejidos cerebrales de 26 pacientes que murieron por la COVID-19.

La presencia del coronavirus fue confirmada en las 26 muestras estudiadas y en cinco de ellas se registraron además alteraciones que sugieren un posible perjuicio al sistema nervioso central.

“Observamos en esos cinco casos señales de necrosis e inflamación, como edemas o lesiones neuronales de otro rango”, indicó Thiago Cunha, profesor de la USP. El profesor, tampoco descartó daños semejantes en los otros 21 pacientes fallecidos, pero en regiones diferentes del tejido cerebral.

Por otro lado, los investigadores también estudiaron a 81 pacientes que contrajeron COVID-19, pero solo desarrollaron síntomas leves y no tuvieron la necesidad de ser hospitalizados.

Los análisis se produjeron 60 días después de la fecha de diagnóstico y revelaron que un tercio de los participantes todavía presentaba síntomas neurológicos o neuropsiquiátricos.

Además, a partir de los resultados de resonancias magnéticas, fue posible percibir que algunas regiones del córtex de los voluntarios tenían una espesura menor respecto a la media, y otros, por el contrario, presentaban un aumento de tamaño, lo que, según los investigadores, puede indicar algún grado de edema.

Principales síntomas como secuelas del coronavirus al sistema nervioso

Las principales quejas fueron dolores de cabeza (40 %), fatiga (40 %), alteración en la memoria (30 %), ansiedad (28 %), pérdida de olfato (28 %), somnolencia diurna (25 %), depresión (20 %), pérdida del gusto (16 %) y de la libido (14 %).

“Observamos atrofia en áreas relacionadas, por ejemplo, con la ansiedad, uno de los síntomas más frecuentes en el grupo estudiado. Considerando que la prevalencia media de transtornos de ansiedad en la población brasileña es del 9 %, el 28 % que encontramos es un número elevado y alarmante”, señaló la profesora Clarissa Yasuda, del Instituto de Pesquisa sobre Neurociencia y Neurotecnología.

Yasuda establece que la pregunta que queda por responder es si esos síntomas serán pasajeros o permanentes. También afirma que seguirán acompañando a los voluntarios a fin de dar respuesta a ese interrogante

Situación de Brasil

Brasil es el segundo país, detrás de Estados Unidos, con más muertes relacionados con el nuevo coronavirus llegando a una cifra de 151.747. Es el tercero con más casos confirmados de la enfermedad.

Resultados indican que el Covid-19 puede entrar en las células cerebrales y afectar su funcionamiento.