La movilidad en Córdoba capital cayó con las últimas restricciones

Las restricciones nocturnas tuvieron impacto en la movilidad, aunque se notó más en la primera semana de aplicación que en la segunda. Las cámaras de tránsito de la Municipalidad de Córdoba equipadas con “cuentaganado” registraron un descenso promedio en la circulación normal de vehículos, desde las 20 a las 0, de un 39 por ciento en la primera semana de restricciones (del 28 de septiembre al 4 de octubre) y de un 30 por ciento durante la segunda (del 5 al 11 de octubre).

En las dos semanas previas a las restricciones nocturnas, en promedio, circulaban por los seis puestos donde las cámaras municipales cuentan el paso de vehículos 18.013 autos, entre las 20 y las 0, y 17.295, respectivamente, para los períodos del 14 al 20 de septiembre, el primero; y del 21 al 27 de septiembre, el segundo.

Las restricciones nocturnas rigen desde el lunes 28 de septiembre. Afectaron a la actividad gastronómica, que desde entonces sólo puede trabajar a la noche con delivery o take away, y también a los comercios no esenciales. Y se mantuvo la prohibición de reuniones familiares o sociales. 

Durante la primera semana de restricciones, desde las 20 a la 0, circularon en promedio 11.031 vehículos. El comportamiento siguió la curva habitual descendente: entre 20 y 21 se contaron 4.632 autos; entre 21 y 22, 2.820; entre 22 y 23, 2.073, y entre 23 y 0, 1.506. Estos valores representan un promedio semanal. Viernes, sábado y domingo crece el movimiento vehicular nocturno. Esa semana, el pico en el horario restringido ocurrió entre las 20 y las 21 del sábado 3, con 5.341 autos registrados. En una semana sin limitaciones se contabilizaron, para un sábado, a esa hora, 6.632 pasos (19 de septiembre).

Como ocurre con casi todas las medidas de restricción, a medida que pasa el tiempo se relaja el cumplimiento. En la segunda semana de limitación de actividades nocturnas, circularon, en promedio, 12.706 vehículos. Y el mayor crecimiento también se dio en la franja de 20 a 21, cuando circularon 5.013 autos por los puestos de monitoreo con cámaras. El sábado 10, entre las 20 y las 21, cruzaron las zonas videovigiladas 5.686 autos.

Las cámaras de tránsito municipales están ubicadas en Olmos y Maipú (en dos direcciones), en el Nuevocentro Shopping, en Chacabuco e Illia, y en bulevar Guzmán y Sarmiento (también en dos direcciones). Son los únicos datos objetivos disponibles por el municipio para monitorear la circulación.

De madrugada

La caída en la circulación fue mucho más marcada entre las 0 y las 6. En la semana del 14 al 20 de septiembre, sin limitaciones, circularon 8.308 vehículos en las zonas monitoreadas. En la primera semana con veda nocturna, el promedio, de 0 a 6, evidenció 3.835 autos por los pasos controlados. En la segunda semana creció, pero quedó aun cerca del 50 por ciento del movimiento normal: 4.179 vehículos, promedio diario, de 0 a 6, entre el 5 y el 11 de octubre.

Etapas en pandemia

Para Juan Carlos Carda, subsecretario de Movilidad Sustentable municipal, la evolución de la movilidad en pandemia tuvo varias etapas, vinculadas a los grados de apertura de actividades.

“Durante la primera fase, el tránsito cayó mucho, a casi un 31 por ciento de la normalidad. Y se correspondió con una reducción en la siniestralidad, pero con un aumento en la severidad de los accidentes. Es un momento en el que se conducía en espacios más abiertos, con aumento de la velocidad, y con menos cuidado y respeto por las normas”, describe.

Esto ocurrió en abril, cuando circularon 1.224.911 vehículos por los puestos fijos con cámaras municipales: un tercio de los 3.920.580 del promedio mensual prepandemia. Y en menor medida en mayo, cuando se contabilizaron 1.964.911 vehículos: 50,1 por ciento de lo que era habitual.

“Cuando aumenta la circulación, se incorpora la gente que volvía a manejar, que estaba fuera de tiempo y distancia, muchos mayores de edad, que regresan manejando a velocidades muy bajas, con muchos síntomas de inseguridad. Se incorporaban al tránsito de manera dubitativa y en la calle se encontraban con el grupo que no dejó nunca de conducir y que se había acostumbrado a lo opuesto: a manejar rápido, en calles despejadas. Esto lleva a que se incrementen la tensión y los siniestros. Es un fenómeno que se dio progresivamente”, analiza Carda.

Es la realidad de junio (2.573.672 vehículos: 65 por ciento del tránsito prepandemia) y de julio (2.717.119 autos, 69,3 por ciento del promedio). 

En materia de accidentes de tránsito, el efecto “benéfico” de los primeros meses de cuarentena estricta terminó por definir el semestre: se pasó de 4.328 siniestros con participación del servicio de emergencias del 107 a 2.765.

Con el paso a fase de distanciamiento social, se volvió a incrementar la circulación. En agosto, las cámaras registraron 2.919.123 autos (74,4 por ciento del comportamiento promedio en 2019); y en septiembre, 3.440.423 vehículos (87,75 por ciento del registro prepandemia). El peligro, hoy, es el estrés de las personas. “La pandemia, la crisis económica, las preocupaciones que tienen las personas, todo eso está produciendo alteraciones psicofísicas. Hay estrés, insomnio, ansiedad, y esto genera una alteración en la forma de conducir. Son más frecuentes las distracciones y la falta de reacción, así como las conducciones agresivas”, remarcó el funcionario.

Para Carda, aunque vuelvan las clases presenciales –principal factor hoy de reducción de la circulación–, “ya no vamos a volver a la normalidad anterior porque la gente se ha apropiado de otros modos de transporte y no va a volver atrás, como el uso de bicicletas para trayectos de menos de cuatro kilómetros y el modo caminata, para los cuales la gestión se propuso dar respuesta con las “supermanzanas”, la ampliación de veredas y otras intervenciones”.

Mucho movimiento vehicular en Illia y Chacabuco, otra esquina monitoreada. (Facundo Luque)
15-Vehiculos-en-cuarentena_1602774453.jpg
Duarte Quiros y Río Negro, cerca de Nuevocentro Shopping. Se veía más calmo el tránsito allí. (Facundo Luque)
Olmos y Maipú, una de las esquinas céntricas con videovigilancia. (Facundo Luque)
Mucho movimiento vehicular en Illia y Chacabuco, otra esquina monitoreada. (Facundo Luque)
Duarte Quirós y Río Negro, cerca de Nuevocentro Shopping. El tránsito se veía más calmo en la zona. (Facundo Luque)